“#papábully #mamábully”…

Se ha hablado mucho de las victimas de bullying, sin embargo, gran parte de todo esto se debe al desconocimiento por parte de los padres del niño mal educado- bully-agresor- delincuente llámale como gustes, pero un niño bully es un delincuente en potencia y ese es el inicio de su camino para transgredir las reglas, la autoridad y finalmente la ley. Y te diré por qué.

Y antes de entrar en tema me gustaría que reflexionaras sobre los dos siguientes ejemplos, Si una persona mayor de edad se encuentra trabajando en su oficina, en su cubículo y es agredido física o verbalmente por sus compañeros de trabajo, esto es motivo suficiente para que a ese o esos compañeros de trabajo agresores sean amonestados o incluso denunciados por agresión y delito de lesiones con todas sus consecuencias, llámese despido de trabajo OBVIAMENTE y ANTECEDENTES PENALES;   O en el caso de una persona que abusa verbal y físicamente de una trabajadora domestica o de un subalterno por el solo hecho de sentirse superior o bien con “derecho a”, por el solo estatus socioeconómico de ventaja. Ambas situaciones son socialmente reprochables y en la mayoría de los casos, de “consecuencia legal”.

¿Pero cuál es la diferencia de los casos anteriores?  cuando dichos actos de abuso son realizados por niños. La diferencia es que no solamente el niño es responsable, sino sus padres o tutores son de igual manera responsables y la falta de conocimiento de lo anterior ha permitido la falta de cuidado de los padres para prevenir o enmendar una mala conducta de sus hijos.

Pero de que estamos hablando, un golpe de un niño bully o agresor legalmente es igual al golpe de un mayor de edad, varia la fuerza, por supuesto, pero si un niño lesiona a otro niño y las heridas tardan más de 15 días en sanar, o en su caso el daño psicológico provocado, señores indudablemente estamos hablando de un delito con sus consecuencias. Permitir a un hijo abusar, molestar, agredir u ofender, es el equivalente a que robe, que mate o que viole cualquier ley. Y es el mejor sinónimo de FRACASO como padre o madre, como buen ciudadano, y ser humano de buena moral.




Hay personas que se jactan de líderes sociales, señoras que presumen en sociedad a través de grupos políticos ser fieles a principios morales, y son en verdad, quienes menos atención e importancia le dan a la conducta y emociones de sus hijos. Porque vamos llamando a las cosas por su nombre, si un hijo recibe reportes de mala conducta en la escuela, y los padres no acuden al llamado, no solo están alentando una conducta delictiva, sino que resultan cómplices y son corresponsables de las consecuencias.  Siempre habrá una excusa, es que son niños”, “déjalos que ellos arreglen sus diferencias”, “tienen que aprender a llevarse bien”, todas estas justificaciones mas tarde se traducen en frases de arrepentimiento como: “es que no lo pensé”, “no era mi intensión”. ¿Entonces legalmente, un niño bully-agresor puede perjudicar a sus padres?… definitivamente SI es la respuesta.

Lo primero que te debes preguntar es, si ya se están cometiendo los delitos, es decir, si un niño ya está molestando y golpeando a otros niños, se pudiera estar cometiendo el delito de LESIONES, si es tu hijo el que le quita el dinero a otros niños, el delito se llama ROBO, si tu hijo amenaza a otros niños a cambio de dinero, juguetes, tareas, el delito se llama EXTORSION, y así sucesivamente. Y de todo esto LOS PADRES SON CORRESPONSABLES.

Así que lejos de sentirte orgulloso o sentir alivio si tu hijo es el que agrede y no el agredido, piénsalo dos veces, ya que puedes ser sujeto a un proceso legal y perjudicar de igual forma el futuro de tu hijo. O te gustaría que te etiquetaran en redes sociales como #papabully o #mamabully????…

Me gustaría saber qué opinas, ¡Déjame tus comentarios abajo! Si te pareció útil este artículo no dudes de compartirlo en tus redes sociales, así también le será a alguien más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *