¿Qué pasa si…?

Muy buen día tengan todos mis lectores y seguidores, como siempre me encuentro muy contento de saber que me leen y que este blog es de mucha utilidad para la gran mayoría de las personas, agradezco sus comentarios, y espero estar resolviendo sus dudas de manera clara y concreta.

Y bueno en esta ocasión, les hablaré acerca de esa relación de trabajo que existe, cuando tienes necesidad de generar un sueldo con sus prestaciones contempladas en la ley federal de trabajo y te topas con un patrón que aprovechándose de tu necesidad de trabajo y de sueldo, el día de tu entrevista de trabajo en el lugar laboral te dice que de inmediato te elaborarán tu contrato laboral respectivo para que lo firmes y por supuesto darte tu “alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social”.  A lo que tu respondes que sí, y preguntas ¿cuándo podrías empezar a trabajar?!!.. y es ahí cuando nace la relación de trabajo y comienzas a cumplir con un horario laboral y con una serie de labores asignadas. Al poco tiempo después, observas que empiezan a pasar los días, las semanas y así en esas condiciones se te cumplieron 3 o 6 meses… y cuando preguntas que, que es lo que está pasando con tu contrato, te dicen que no te preocupes, que en unos días estará listo, la cosa es que esos meses te has quedado desprotegido por el IMSS y demás prestaciones, situación que te provoca, desasosiego, tensión, estrés, nerviosismo, y lo que mas afecta es la incertidumbre que se genera de no saber qué está pasando, que sucederá y por qué? y que pasara si me despiden mañana…  bueno, desgraciadamente, de nada de eso que te menciono se preocupa el patrón… el solo se beneficia de tu fuerza de trabajo, de tu tiempo, de tu incertidumbre y de tu necesidad. Esta mal? Siii… por supuesto que sí, pero está en ti evitar caer en ese juego…




Al respecto te digo lo siguiente, existen hechos que debes saber y que no cambian.

  1. La relación de trabajo existe desde el mismo momento en que tu cumples con un horario de trabajo, actividades y desempeño de labores indicadas a cambio de un sueldo.
  2. Exista contrato o no, la relación de trabajo existe y es comprobable. Por lo que te recomiendo guardar toda la documentación que haga constar que tú has percibido un sueldo a cambio de tu trabajo, documentos como recibos de sueldo y/o depósitos de nómina a tu cuenta bancaria) vale la pena mencionar lo siguiente: “nunca se trabaja sin contrato, más bien se puede llegar a trabajar sin contrato escrito”.
  3. Es un derecho obtener una remuneración y prestaciones a cambio de tu fuerza o desempeño de trabajo.
  4. Y no esta demás que sepas que, mas allá de una simple multa, tu patrón se puede meter en graves problemas por incumplir ante el IMSS, tema que abordare mas adelante en otro artículo…

Ponte buzo y si desde un inicio observas alguna irregularidad en la forma en que te contratan, busca asesoría, pregunta, te puede ser muy útil acudir a la secretaria del trabajo y previsión social, en esta institución pública te pueden dar la mano y proporcionarte la ayuda necesaria, pero siempre ante situaciones de este tipo ve con pies de plomo, ya que si no cuidas esos detalles se te puede ir la vida y cuando menos pienses de 3 meses se te irán 3 años y así sucesivamente y tu sin generar antigüedad e historial.

“Este blog se exime de toda responsabilidad legal respecto a las publicaciones, ya que no representan mas que un foro que respeta la libertad de expresión y la diversidad de ideas.”

Me gustaría saber qué opinas, ¡Déjame tus comentarios abajo! Si te pareció útil este artículo no dudes de compartirlo en tus redes sociales, así también le será a alguien más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *