¿Renunciar o que te corran?

Cuando estas en un ambiente de trabajo incomodo, desagradable, en donde te la pasas contando los minutos para salir de tu jornada laboral y sientes que no puedes pasar un día más en ese lugar, no esperes tanto y te cuento que puedes hacer al respecto.

En la mayoría de los casos, sientes que debes renunciar… pero preguntas a tus conocidos y amigos, y te dicen que mejor te esperes a que te corran porque de esa forma si recibirás todo el dinero que te corresponde por ley de acuerdo al tiempo laborado. De igual manera te aconsejan que renuncies porque no se ve igual ante otro patrón que tu hayas renunciado a que te hayan “corrido”, socialmente hablando algunas personas consideran que el “despido” es peor visto que la renuncia voluntaria.




Y bueno te explico lo siguiente, yo entiendo la parte en que te encuentres harto del ambiente laboral, pero escojas lo que escojas ponte bien “buzo”, porque es probable que seas víctima y sea este tu caso, ya que hay un gran número de patrones que usan tácticas para hacer que “truenen” sus empleados  tales como cambiar las funciones de trabajo, por ejemplo, de estar en el área administrativa, de un día para otro te cambian por completo tus funciones, y te ponen a cuidar los carros del estacionamiento, o el cambio de horario de trabajo, sin previo aviso, te indican que acudirás al lugar de trabajo en el horario nocturno, cuando tu horario obviamente no era ese, lo hacen para dar muestras de tu “disque incompetencia” o para demostrar tu supuesto incumplimiento… al respecto te cuento… seamos realistas muchos patrones, usan el desconocimiento de la ley por parte de sus empleados, para cometer abusos y zafarse de pagar lo que por derecho les corresponde. Otra táctica que aplican es no incluir al empleado en reuniones en que participaba activamente, para hacerlo sentir que ya no pertenece o que ya no es requerido de tal forma que el trabajador quiera renunciar voluntariamente, todo con la finalidad de no pagarle la indemnización correspondiente por derecho.

Como puedes ver y quizá te suenan mucho muy familiar estas son las practicas más comunes, cuestionables, carentes de ética que aplican los patrones para motivar y fundamentar la “renuncia voluntaria”. Así que debes siempre tener presente que existen y quizá más cerca de lo que crees una gran cantidad de seudoempresarios que creen que por ahorrarse 5 mil pesos se convertirán en líderes empresariales.

Y lo que tú debes saber es que el uso de esas prácticas no elimina o disminuye el derecho del trabajador al pago de una indemnización que por derecho le corresponde en el caso de un despido injustificado. Y es bien importante que sepas que esto es cuestión de derecho y así es lo que indica la ley. El pago de una liquidación por despido injustificado no está sujeta a lo que tu patrón considere que es justo o injusto se trata de un derecho irrenunciable, que está por ley contemplado lejos de   opinión o negociación de quien sea, aunque el patrón haga y deshaga cuanta practica y táctica con tal de salirse con la suya y no ser el malo del cuento.



Entonces, que hacer?
  • Primero asegúrate que tienes una copia de tu contrato de trabajo, aquí encontraras cuales son las reglas y condiciones de trabajo que la empresa impuso a la hora de contratarte, aquí podrás verificar cuales son tus funciones de trabajo, tu horario, así como cuales son las condiciones que debe cumplir tu patrón antes de realizar cualquier cambio a estas mismas.
  • Segundo, asegúrate que durante este lapso en el cual estas teniendo dificultades en tu trabajo, no eres “invitado” a firmar ningún tipo de documento que sugiera que estas renunciando o manifestando que no eres apto para el trabajo que estas realizando.
  • Tercero, evita compartir con cualquier persona de tu trabajo tu opinión o comentarios respecto a tu estado de ánimo, los problemas que tienes y mucho menos hacer referencia a tu jefe o jefes ya que esto puede ser empleado en tu contra al argumentar que estas causando problemas laborales o incluso estas incitando a cualquier tipo de problema entre los empleados y la empresa.
  • Cuarto, conserva copia de todos los documentos que firmes en la empresa en donde trabajas e incluso si la comunicación es vía correo electrónico imprime los documentos de carácter personal sin romper con las reglas de confidencialidad que manejan muchos empleadores.
  • Y finalmente, siempre conserva la calma y mantén la cabeza fría, ya que un arranque de furia puede ser usado como causa de despido justificado y con ello podrías estar en riesgo de no recibir lo que te corresponde por ley. La violencia es mala consejera y puede llevarnos a cometer actos que en el momento parezcan justificables, pero al final solo puede perjudicarnos.

Esta información nunca sustituye la atención personalizada de un abogado laboralista, infórmate y espero que este articulo te haya sido de utilidad.



Me gustaría saber tu opinión, ¡Déjame tus comentarios abajo! Si te pareció útil este artículo no dudes de compartirlo en tus redes sociales, así también le será a alguien más!

1 comentario de “¿Renunciar o que te corran?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *